1 dic. 2010

Hace unos días, después de hablar con él de mis emociones, mi compañero me leyó este parrafo del libro Inés del Alma mía de Isabel Allende:

"Al alba salí de la cama y comprobé que ya no sentía ese dolor en los hombros y en el cuello que me había atormentado durante semanas; había desaparecido el peso inútil del odio."

Le amé por ello.

A veces, es necesario tener al lado a quien te ponga el espejo delante para que te reconozcas.

Está volviendo el equilibrio.
Poco a poco.

Y me gusta.